Quiénes Somos




Se quiere dejar claro que el sistema de perros detectores pasivos con “MARCAJE LAPA”, es el que más gusta al grupo formador de AUCAPOL, para el trabajo de detección de sustancias que el perro puede tocar, habiendo otros tipos de marcaje que también funcionan, puesto que así lo llevan haciendo años, debiendo ser los profesionales que trabajan con perros, los que deben elegir el tipo de marcaje que mejor cumple sus objetivos.

Javier Macho junto con su perro Daxter fueron el primer Equipo Cinológico de Policía Local de España en utilizar el sistema de perros detectores pasivos con “MARCAJE LAPA” en el trabajo real de calle dentro de la Unidad Canina de Intervención y Detección de Drogas y Estupefacientes de la Policía Local de Burgos, perfeccionándolo gracias a las experiencias del trabajo diario como guía canino de dicho cuerpo, y a la labor  importantísima de Jesús Ignacio Lara y Sara (guía canino de la Unidad Canina de Intervención y De­tección de Drogas y Estupefacientes de la Policía Local de Burgos) quienes han ayudado y sido protagonistas en los innumerables entrenamientos que se han realizado, siempre aportando ideas para mejorar el marcaje e intentando acercarse lo máximo posible a la perfección.

Se tiene conocimiento que este sistema se ha implantado en numerosas plantillas de Policía Local de España, estando en auge en estos momentos, habiendo sido elegido prácticamente por la totalidad de los guías caninos que han realizado los cursos de "GUIAS CANINOS Y ADIESTRAMIENTO DE PERROS DETECTORES DE DROGAS Y ESTUPEFACIENTES  PARA LOS CUERPOS DE LA POLICÍA LOCAL” que se han celebrado entre los años 2.013  y 2.016,  en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía, y por delegación de ésta.

El sistema de perros detectores pasivos con “MARCAJE LAPA”, se comenzó a utilizar principalmente, debido a que las sustancias que el perro  detectaba,  localizaba y marcaba de acuerdo al sistema de perros detectores pasivos tradicionales o con el sistema de perros detectores activos, en un trabajo real de calle y cuando la cantidad de sustancia a detectar era pequeña (por ejemplo, consumo de drogas) en ocasiones no se era capaz de llegar a poder localizarla para poder cogerla y poder proceder a aplicar la legislación vigente, puestos que en muchas intervenciones las sustancias a detectar se encuentran en el suelo escondidas ente las hierbas altas, en los bajos de los turismos por su parte exterior, en el trabajo en detección en personas y algunas otras circunstancias.



EL “MARCAJE LAPA” para perros detectores pasivos de sustancias las cuales el perro puede tocar,  es  aquel en el cual el perro después de detectar la sustancia que previamente se le ha asociado, marcará ésta de la siguiente manera:
Marcaje Lapa  estando estático el objeto o persona que porta la sustancia a detectar.
***  Si la sustancia está donde pueda tocarla, la marcará mirando al lugar donde se encuentra,  a la vez que  toca con la trufa  o con la boca sin morder la sustancia en ningún caso,  al tiempo que se sienta, se tumba o se apoya con las patas delanteras en alguna superficie para llegar a tocar con la trufa o con la boca  si el lugar está por encima de su cabeza y lo puede tocar si se eleva.
*** Si la sustancia está oculta la marcará de igual forma,  pero lo hará por el lugar donde más partículas olorosas salgan al exterior del lugar donde se encuentre oculta.
*** Si no pudiera llegar al foco de olor por encontrarse en una altura superior a la explicada, se  quedará inmóvil e intentando acercarse lo máximo posible y mirando al lugar donde se encuentre la sustancia buscada.

Marcaje Lapa estando en movimiento el objeto o persona que porta la sustancia a detectar.
***  Si la velocidad del objeto o persona portadora de la sustancia le permite al perro seguirle, éste la marcará mirando a la vez que  toca con la trufa o con la boca sin morder la sustancia en ningún caso,  a la vez que le sigue en todo momento y en cuanto detenga la marcha la persona o el objeto,  localizará el foco de olor y marcará  como detección estando estático el objeto o persona que porta la sustancia a detectar.

                En todos los marcajes anteriormente expuestos, el perro los mantendrá tocando o efectuando el seguimiento de la manera anteriormente citada en el tiempo hasta que su guía entienda que el trabajo está bien realizado, pudiendo ser acariciado por éste mientras está marcando, ausentarse su guía del lugar de la detección y que el perro siga realizando el marcaje  hasta que vuelva de nuevo y de por finalizado el ejercicio de detección, momento en el que emitirá el sonido indicador del estímulo puente previamente asociado, que por ejemplo puede ser  “YOP”,  y el perro cogerá el juguete o motivador del perro de su mano, y lo más importante el guía puede llevar a la vista o no el juguete o motivador del perro (que es su premio) durante todo el trabajo de búsqueda, y el perro se despreocupará del citado motivador hasta que su guía no de por bueno el trabajo y emita el sonido indicador del estímulo puente.



PUNTOS BASICOS EN EL ADIESTRAMIENTO DE PERROS DETECTORES PASIVOS DE SUSTANCIAS CON “MARCAJE LAPA”

1º-- ESTIMULO PUENTE: Consiste en vincular el valor de una recompensa a un estímulo neutro, que inicialmente no tiene significado para el perro. (Ej.: “YOP” o la VOZ  DE ROTURA DEL EJERCICIO previo a la entrega de la recompensa.)
                Ventajas:
- El estímulo puente se puede administrar inmediatamente, informando al perro nuestra alegría y la próxima entrega del premio.
- Se puede utilizar cuando no podemos llegar al perro por estar distante o cuando no se produce contacto visual entre nosotros y el perro.
- Acrecienta la motivación, estimulación y concentración del perro.
- Debemos asegurarnos de que el perro  sabe que recibirá la recompensa, aunque ésta no sea inmediata.
- Es una manera óptima de premiar las respuestas adecuadas desde lejos premiando en el momento justo de su ejecución.

2º-- OBEDIENCIA DEL PERRO: El  término obediencia significa respetar, acatar y cumplir la voluntad de quien manda. La obediencia es la clave en la relación entre un perro y su guía.
Cada especialidad necesita unos ejercicios de obediencia, siendo necesaria para los perros detectores de sustancias con “MARCAJE LAPA” una obediencia tal que el perro en la mayoría de las situaciones busque suelto (sin correa), y el control del mismo lo tenga su guía mediante la comunicación oral, gestual, corporal y contactual,  pudiendo servir de base los siguientes ejercicios:

- AQUÍ: El perro acudirá directamente al guía, por el camino más corto y a la carrera.
-JUNTO: El perro se colocará y andará al lado izquierdo de su guía cuando éste sea diestro, coincidiendo aproximadamente la cruz del perro con la rodilla izquierda del guía,   y siguiéndolo en sus movimientos.         Si el guía es zurdo el perro irá colocado en el lado derecho de su guía. Esta orden se utiliza cuando el perro va al lado del guía perro de una manera más relajada que en el “FUSS”
-LIBRE: El perro se alejará del guía para pasear, defecar, orinar, jugar, etc..
-AUSS:  El perro soltará a la orden el objeto que lleve en la boca (rodillo o pelota).
-FUSSEl perro se colocará y andará al lado izquierdo de su guía cuando éste sea diestro, coincidiendo la cruz del perro con la rodilla izquierda del guía, mirándole,  y siguiéndolo en sus movimientos. Si el guía es zurdo lo único que cambia es que el perro irá colocado en el lado derecho de su guía.
-SITZ: El perro se sienta sobre sus patas traseras, sin inclinarse hacia ningún lado, estando sus manos perpendiculares al suelo.
-PLATZ: El perro adoptará la "posición de la esfinge", tumbado sobre las patas traseras y manos, sin inclinarse hacia ningún lado, teniendo  las manos estiradas y paralelas.
-HOP:  El perro saltará sobre o por encima del objeto o superficie señalada y a la orden de su guía.
-ARRIBA: El perro apoyará sus patas delanteras sobre el objeto o superficie señalada por el guía. Es una forma de inspeccionar lugares u objetos a cierta altura, a la orden de su guía.
-PASA: El perro caminará por encima o por debajo del objeto o superficie señalada y a la orden de su guía.

3º-- LA ASOCIACIÓN DEL OLOR SE REALIZA POR PRESENTACIÓN DE LA SUSTANCIA, EL PERRO NUNCA MUERDE NINGUN RECIPIENTE CON LA SUSTANCIA EN SU INTERIOR  O RODILLOS IMPREGNADOS DE OLOR A ASOCIAR.

4º-- NO EXISTE EL PREMIO DEL EJERCICIO MEDIANTE LA SUSTITUCIÓN, SIENDO ESTA LA FORMA TRADICIONAL DE PREMIAR EN OTROS SISTEMAS. EN EL “MARCAJE LAPA” EL PERRO SABE EN TODO MOMENTO QUE UNA VEZ QUE ENCUENTRA Y MARCA  LA SUSTANCIA QUE SE LE HA ASOCIADO PREVIAMENTE Y SU GUIA CONFIRME TAL HECHO CON EL ESTIMULO PUENTE “YOP”,  PODRA IR A LA MANO DE SU GUIA PARA QUE  LE ENTREGUE EL MOTIVADOR.                
                        




Este libro está basado en los conceptos más resumidos posibles y que mejor definen el trabajo con los Perros de Protección Ciudadana en Policía Local, intentando hacerlo con las expresiones más claras y sencillas, todo ello según la opinión del autor de este libro, respetando cualquier otro punto de vista que se pueda tener sobre esta materia.

Se quiere dejar claro que el “Perro de Protección Ciudadana en Policía Local” tal y como se expone en este libro, es el que más gusta a este profesional que presta su servicio diario dentro de la Unidad Canina de Intervención y Detección de la Policía Local de Burgos, debiendo ser los profesionales que trabajan dentro de las Unidades Caninas de Policía Local, los que deben elegir el que mejor cumple sus objetivos, todo ello en función de las circunstancias en que desarrollan su trabajo.

De hace unos años hasta la actualidad, la demanda del “Perro de Protección Ciudadana en Policía Local” se ha incrementado dada la utilidad que desarrollan los destinados a tal fin.

El Perro de Protección Ciudadana en Policía Local, debería tener un solo guía y desarrollar el trabajo de calle en una sola especialidad, pudiendo en determinados casos muy concretos, hacer que el perro pueda trabajar con más de un guía y llevar a cabo su trabajo en más de una especialidad.

En relación a los trabajos que debe de realizar el perro de la especialidad que nos ocupa, este autor refleja a lo largo del libro los que cree más convenientes para el trabajo en las Unidades Caninas de Perros de Protección Ciudadana en Policía Local, siempre teniendo muy presente la legislación existente en España, las competencias que esta legislación otorga a las Policías Locales y la problemática de cada municipio en particular.

Las Unidades Caninas de Perros de Protección Ciudadana en Policía Local, deben trabajar siempre, con tal profesionalidad, que cuando se realice una intervención directa, se consigan los objetivos marcados con el menor daño posible, tanto para las personas, animales o cosas.

El “Perro de Protección Ciudadana en Policía Local”, es aquel que junto con su guía realizarán los servicios programados, así como aquéllos que surjan a lo largo de la jornada laboral, pudiendo ser entre otros, patrulla preventiva por cualquier zona del municipio donde preste el servicio; la identificación, registro y custodia de sospechosos; reducción o neutralización de delincuentes; contención en intervenciones donde se produzcan disturbios; exhibiciones; charlas en centros educativos, asociaciones, etc.

Todo lo citado anteriormente se realizará de acuerdo al ordenamiento jurídico español y teniendo muy presente los principios básicos de actuación de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Ley Orgánica 2/1986, de 13 marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, citando textualmente el artículo 5.2.c) de la citada ley, “En el ejercicio de sus funciones deberán actuar con la decisión necesaria, y sin demora cuando de ello dependa evitar un daño grave, inmediato e irreparable; rigiéndose al hacerlo por los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en la utilización de los medios a su alcance”.

Partiendo de que la perfección no existe, el “Perro de Protección Ciudadana en Policía Local” ha de ser capaz de realizar el servicio encomendado junto con su guía y siempre bajo las directrices de éste, con un uso de la fuerza de manera proporcional a la situación que esté ocurriendo.

En esta especialidad, el perro ha de tener un buen entrenamiento físico, psicológico y operativo, para que junto con su guía, pueda prestar el servicio diario de calidad dentro de las labores de la Policía Local. Un ejemplo de lo expuesto, es que será capaz de patrullar a pie, entre grandes aglomeraciones de personas, sin realizar ningún gesto de agresividad; si dentro de ese escenario se diese una situación en la que hubiera que intervenir, el perro a través de las indicaciones de su guía, enfocaría a la persona o personas con las que habría que actuar, y una vez acabada la intervención se seguirá patrullando entre los viandantes con total normalidad.

También deberán poseer la agilidad, el olfato, la vista y el oído necesarios para trabajar en cualquier lugar de un municipio, ya sea interior o exterior, y para localizar a la persona o personas a las que se estén buscando y se hayan podido esconder, o para otras intervenciones policiales en las que se necesiten las cualidades expuestas.


Este libro trata el sistema “MARCAJE LAPA” para perros detectores pasivos de sustancias, dentro del trabajo de las Unidades Caninas de Policía Local, pudiendo perfectamente ser utilizado en el trabajo de Unidades Caninas de otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad
El sistema “MARCAJE LAPA” para perros detectores pasivos de sustancias, se utiliza para la detección de sustancias que pueden ser tocadas por el perro, sin peligro para éste.
A lo largo de este libro, se utilizan los conceptos más resumidos posibles y que mejor definen este sistema de trabajo, intentando hacerlo con las expresiones más claras y sencillas, todo ello según la opinión del autor, respetando cualquier otro punto de vista que se pueda tener sobre esta materia.
Se quiere dejar claro que el “Perro detector pasivo de sustancias con “MARCAJE LAPA”, tal y como se expone en este libro, es el que más gusta a este profesional que presta su servicio diario dentro de la Unidad Canina de Intervención y Detección de la Policía Local de Burgos, debiendo ser los profesionales que trabajan dentro de las Unidades Caninas Policiales, los que deben elegir el que mejor cumple sus objetivos, todo ello en función de las circunstancias en que desarrollan su trabajo.
De hace unos años hasta la actualidad, la demanda de Unidades Caninas en Policía Local se ha incrementado dada la utilidad que desarrollan.
El perro detector pasivo de sustancias con “MARCAJE LAPA”, debería tener un solo guía y desarrollar el trabajo de calle en una sola especialidad, pudiendo en determinados casos muy concretos, hacer que el perro pueda trabajar con más de un guía.
En relación a los trabajos que debe realizar el perro de la especialidad que nos ocupa, este autor refleja a lo largo del libro los que cree más convenientes para el trabajo en las Unidades Caninas de Policía Local, siempre teniendo muy presente la legislación existente en España, las competencias que esta legislación otorga a las Policías Locales y la problemática de cada municipio en particular.
Las Unidades Caninas en Policía Local, deben trabajar siempre, con tal profesionalidad, que cuando se realice una intervención, se consigan los objetivos marcados sin causar daños y si fuese inevitable ocasionar alguno, éstos serían los imprescindibles, tanto para las personas, animales o cosas.



Comentarios